Our Blog

28/08/2015 Opinion article of Sara Berbel: “In favor of a socially responsible Catalonia”

  • Quote
  • 0

Sara Berbel, director of Empowerment Hub, has published an opinion article in the Catalan newspaper Ara (www.ara.cat).

Text of the article in Spanish:

Hay poblaciones que ofrecen soluciones creativas a los problemas sociales con los que conviven. Son aquellas que normalmente no aparecen en los informativos porque que deberían hacerlo en el apartado de buenas noticias, que hablaría de la resiliencia humana, una sección poco frecuente en los medios de comunicación.

Pero existen y, de hecho, son las que sostienen la vida humana en épocas de tribulación e incertidumbre. Una de estas iniciativas, que más que una actuación concreta es un modelo emergente en varios países europeos, es la de los territorios socialmente responsables. Se trata de una fórmula de trabajo comunitario que trata de dar respuesta a diferentes necesidades sociales, sea la lucha contra el fracaso escolar, la inserción laboral de personas de más de 45 años, la integración de inmigrantes o el deterioro medioambiental, para poner algunos ejemplos que no son excluyentes entre sí.

La innovación de este modelo consiste en incorporar como eje central la corresponsabilidad entre diferentes actores, que comparten unos valores comunes para mejorar la comunidad donde residen. Imaginen una mesa redonda donde se sientan empresas, entidades del tercer sector, administraciones públicas y representantes de la ciudadanía. Tienen un reto sobre la mesa: cómo pueden eliminar el paro juvenil en su zona. Cada uno de los actores piensa cómo puede actuar para alcanzar este objetivo, establecen el sistema para relacionarse entre sí y se dan un plazo para llevarlo a cabo y evaluarlo. En poco tiempo, su zona se convierte en un territorio socialmente responsable.

Hasta ahora, la responsabilidad social era un concepto ligado a las empresas. Quedan muy lejos aquellos titulares demoledores de finales de los 90 en que The Economist señalaba que la responsabilidad social empresarial era un fracaso. Ahora es lo contrario: el éxito no es posible sin responsabilidad social empresarial. Al principio, ser socialmente responsable consistía simplemente en cumplir las leyes: es lo que la investigadora noruega Benedicte Bull llama “primera fase de la responsabilidad social”.

En una segunda época, la responsabilidad social se centró en mejorar las condiciones y los recursos humanos de las organizaciones, incorporando criterios éticos a los mismos equipos. De ahí surgieron muchas innovaciones empresariales en el área de las personas: igualdad de oportunidades, incorporación de la diversidad, creación de espacios para resolver problemas, implantación de medidas para organizar de manera eficiente el tiempo de trabajo o, incluso todo, ofrecimiento de actividades de ocio, relajación o voluntariado en proyectos de cooperación que, a estas alturas, desarrollan las empresas más avanzadas.

Ahora llega la “tercera generación de organizaciones socialmente responsables”, que van un paso más allá y rompen los límites tradicionales: es la empresa, administración o entidad del tercer sector que colabora y se implica con la comunidad donde está ubicada como un actor más. Los establecimientos que participan en el estudio “Doing good and doing well”, del Ayuntamiento de Barcelona, ​​son un ejemplo de esta implicación con el territorio, de no vivir de espaldas a las necesidades y los problemas sociales. Se trata de hoteles que han optado por aliarse con empresas sociales del barrio, contratando personas con dificultades para la inserción, asumiendo la sostenibilidad medioambiental como una cuestión propia, creando red. El aspecto fundamental consiste en romper el aislamiento tradicional de la visión competitiva y contemplar el mundo desde la cooperación comunitaria. Contra el posible escepticismo, el estudio revela que estos establecimientos son los que están obteniendo mejores resultados, ya que incorporan un valor que muchas personas reconocen y premian.

Involucrar muchos actores sociales con objetivos diversos e incluso contradictorios no es fácil: es uno de los principales retos de este modelo. La dificultad es conseguir que la responsabilidad social territorial tenga entidad propia y no sea sólo la suma de responsabilidades sociales individuales de los actores del territorio. Se necesita un trabajo de equipo y de consenso, no actuaciones (por buenas que sean) aisladas del resto.

Un territorio socialmente responsable necesita, por tanto, estrategias y liderazgos compartidos. Cada barrio, cada pueblo, puede abordar la erradicación de la pobreza, el fracaso escolar o la desigualdad de género y comprobar que la cooperación es el modelo de futuro.

Tags: ,

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!